sembrando almas

Abrazarlo era como sentir nieve, el hombre de nieve.

Todos sabíamos que su biblioteca se iba a llenar de libros sobre glaciares, nieves, montañas, bosques, avalanchas, rios, expedicionarios, aventureros. Y un día iba a iniciar su propia aventura, le iba a poner colores celestes, blancos, grises, una paleta de colores fríos. Pero sus abrazos siempre fueron confortablemente un segundo hogar.

Si te sentís lejos de casa, busca su abrazo, no importa que tenga nieve en los hombros.

Si te sentís solo, busca sus palabras… No importa que suenen frías.

Si necesitas familia, míralo a los ojos, no es un siberiano, no es un san bernardo… Pero es familia y es ayuda, es lo mas reconfortante cuando hace frío.

No se si existe el frío, a veces, todo es una ilusión, es todo mental, a veces uno puede no sentir frío si piensa en una chocolatada caliente o en una frazada, o una fogata. Pero mira sus ojos, vas a ver fuego arder como una fogata, vas a ver chispas de alegría y vida, vas a ver a toda tu familia.

Vas a volver a casa.

Un día te puede decir las realidades mas horribles del mundo, pero a los tres segundos… Se descongela, abre su alma, su humanidad mas humana y no te puedo explicar lo que es, si alcanzaran las palabras del mundo seria mas fácil, pero cuando te muestra su alma es… no hay palabras. Es como ver un bosque, miles de arboles de todos los colores, de todos los tamaños, te va a regalar semillas y te va a ensenar a plantarlas, a cuidarlas, te va a explicar como curarlas si se enferman.

Asi que si te muestra su alma, cosa que no es muy común, no tengas miedo a internarte en el bosque, a mirar flores desconocidas por los ojos de los seres humanos normales, la normalidad nunca va a conocer su alma… Y si algun dia tenes tanta suerte esta persona va a iluminarte el camino con luciérnagas. Vas a entender que el paraíso esta dentro de las personas, en la profundidad, en la inmensidad, en las historias, en el frío, en el silencio. Vas a entender que todo vive en uno, que hay magia, que hay amor, que hay vida, que hay que sembrar…  sembrar el alma.

No conozco alma mas profunda que la selva que habita en mi hermano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s