LA piedra

Yo me acuerdo que me di vuelta, y las lágrimas volaban con el viento. Que el bondi se fue tan rápido que ni siquiera me anime a mirar atrás. Cerré los ojos, sentí el viento en mi cara, un rayo pálido de luz de sol intentaba asomarse por entre las nubes, sentí un poco de calor. Pero no dejaba de pensar en todas las cosas rotas, en mis ganas de tener ese botón, el que hace que uno se olvide todo, que lo malo no exista, solo desaparezca, que pase rápido y sin dolor.

Solo esperaba que sea un nuevo día, la luz de la mañana me iba a sanar, escaparme me iba a curar. Necesitaba estar lejos de todo lo que me trajera de nuevo a este momento, a él, al adiós.

Trate de no sentirme sola, ni con miedo.

“My heart is under arrest again
but I break loose

Has someone taken your faith?
Its real, the pain you feel
the life, the love
you die to heal
the hope that starts
the broken hearts
you trust”

-Vos crees que nos vamos a volver a ver?

-Seguro que sí

-De verdad?

-Las personas se encuentran si se tienen que encontrar

-No creo que nos volvamos a ver

-Yo si

-Bueno, me parece que ya te tenes que ir

-Si

-Adiós

-Hasta luego, nunca me digas chau.

Ese día, era el día, yo tenía el pantalón que estaba roto, era azul oscuro. No me acuerdo ya de su cara, mucho menos que traía puesto ese día, pero estaba triste. El día también estaba triste, salía el sol, se nublaba, salía el sol, se nublaba, indeciso…

Sabía a donde estaba yendo cuando iba, tenía el corazón duro como piedra, pero sabía lo que iba a pasar. Los dos lo sabíamos. Fuimos a ese lugarcito que alguna vez visitamos, escribimos la pared. Me pregunto si quería tomar algo -no gracias, tengo un nudo en la garganta. Se le llenaron los ojos de lágrimas. “Esto es para mejor”, yo consolando, la verdad no me lo creía;  solo intentaba que en cada palabra que él decía no se me escapara una lagrima.

Nunca fui muy positiva. EL tampoco, pero parecía que quería creer lo que yo jamás creí, aun cuando quise hacerlo.

-Si nos tenemos que encontrar, nuestros destinos se van a cruzar.

Asentí con la cabeza…

Lo leo, me resulta cursi, y lo odio, odio esa frase. Odio haberla dicho alguna vez, que me la hayan dicho, odio que con esa frase entre tantas otras, el corazón que estaba duro como piedra, se rompió en pedazos, miles.  Yo sabía adónde iba, sabia como iba a terminar, pero jamás pensé que reconstruir mi piedra era tan difícil.

Juro que esa vez quise creer, que era cierto, porque solo así, pensaba, iba a poder reconstruirme, porque me acaba de derrumbar, y quizás el destino y ese encuentro me iban a recomponer, pero no …  y he aquí el aprendizaje: el destino no lo quiso y ahora sé que yo tampoco lo quería, porque uno hace su destino, yo soy la que va a donde desea, es decir yo construyo mi hoy, y aun haciendo eso jamás podre predecir mi futuro y no es el destino mi guía, mi guía soy yo.

Yo elegí ese día ir … aun sabiendo que volvería a casa con mi piedra destruida y lagrimas en los puños de mi saco, yo elegí un día decir que sí, yo elegí compartir un rato de mi existencia con esta persona, y juntos optamos, para bien o mal, que nuestros caminos se separaran.

Hoy el dibujo sigue en la pared, pero duele menos; mi piedra, esta volviendo lentamente a su estado original, y yo sigo siendo la dueña de mi destino.

Nunca más nos volvimos a ver.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s