Halcón se busca

 

Vos conoces la locura nocturna y las horas de insomnio. Una noche no necesitaste más que esa locura, más que las ganas contenidas en el botón, no hizo falta ninguna sustancia, ningún agregado anti natura. Hablando en códigos, de esos que pocos entienden, guiñando el ojo y hasta ahí ibas bien, campeón. A ella la convertiste en sirena, aunque no sabía conquistar a ningún pirata, ya se estaba quedando dormida, se escondía en una remera desgastada y miraba por la ventana. Ella buscaba marcianos, algo extraño en el cielo. Los planetas se alinearon y entonces, se encontraron. No sé bien que se decían, pero no volvieron a hablar así.

Nunca pudiste traspasar la pantalla, pichón. Traspásala, si podes. Y te golpeaste contra el vidrio, te dio miedo. Te acurrucaste y sos el pequeño pichón temeroso de las alas del águila, muerto de mido frente a lo que te supera, lo que es más grande… fingiste ser un halcón y te quedaste en el nido. No engañaste a nadie.
Creíste conquistar el mundo con tu sonrisa burlona y tus ojos que se achinan si esbozas una. No-
Creíste que la tenías clara guiñándole el ojo a la vida. No

No viste lo que ella creyó ver en vos. No te quería. No te equivocaste, era una sirena. Solo le gustó tu voz, tus manos y tu silencio hecho canción… fuiste interesante hasta que se dio cuenta que de verdad pensabas que las sabias todas.

A la primera de cambio, te cagaste. Como era la frase? Si dormís con niños… Exactamente eso, te asustaste, ella no te va a prender la luz, no te va a cantar canciones de cuna, ni te va a arropar, ella te quería usar. Y desechar.+

Tan pequeño, tan subido a la copa de un árbol, y con miedo a las alturas. Te bajaron de un hondazo?

Puro humo y brillantina.

Te voy a usar hasta desgastarte, secarte, quemarte y freezarte. Todo como si fuera idea tuya, todo como parte de un juego. Voy a tirarte. Después, dejas de existir. Pero pichón no te asustes, un día vas a poder volar; o no?

Vamos a jugar. Si queres te abrazo o te doy la mano pero vos tené cuidado que con el fuego te podes quemar y esto no es humo, esto es real.

Que tan a la altura estas? No llegaste a ser un terremoto, un sismo, ni siquiera un temblor.

Ahora si queres, escribí una canción, intenta sentirle hasta los huesos, pero todo se reduce a las ganas que contenes en el botón, a los 32 grados de calor, no le vas a poder robar ningún color y mantenes la ilusión, la fantasía , el deseo de las buenas intenciones. Iluso Pichón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s