Al final, no era nadie

-La verdad no creo que sea el momento de vernos, tengo estos quilombos personales, y familiares.

-No te puedo ayudar?

-Mis problemas son más grandes que vos

La lluvia no te ayuda y a mí me cambia el humor, a vos te saca vida, la poca que te queda. El día empieza gris y te juro que salgo a correr mirando el cielo, esperando que las nubes me bendigan. Pero avanza el día y yo ya le exprimí todo el color que tenía, ahora solo escucho las gotas en la canaleta cual tic tac de reloj, como el latido de un corazón que de golpe se multiplica por mil… llueve más fuerte y no puedo salir.

-No quiero seguir así

Y te miento si te digo que NO SOS VOS. Sos vos, pero yo quería creer que íbamos a tener una oportunidad… acá estamos: tus problemas que me quedan grandes y tus zapatos que me aprietan la punta del dedo gordo. Yo te la reme hasta donde aguante… me doy vuelta, miro atrás, no hay mucho para mirar. No perdimos nada. Tampoco ganamos.

SOS VOS y un poco yo, que de a ratos te quiero y después se me pasa, y me olvido. Pero eso es tu culpa… si hubieras estado en tal o cual momento entenderías, capaz.

SOY YO, que a veces bailo con la lluvia, y después me deprimo porque no hay sol. Capaz no soy yo, es el CLIMA.

Y sos vos, y no hace falta que te diga. Te vas a dar cuenta. O no. Porque todo te lo tengo que decir, porque nunca entendiste de que iba la cosa y yo tampoco, pero por lo menos intente que la pasaras bien.

Me hablas de desilusión y doy gracias de que no me estés viendo la cara porque lo que te digo no es lo que siento. Mi cara gana cualquier partida de póker, en este preciso momento. Hoy ganó, pero este juego lo pierdo, me pierdo y es tu culpa y te pierdo y capaz, así ganamos todos, todo.

No hay desilusión si nunca hubo algún destello de ilusión, y me sorprende tu falta de lucidez a la hora de hablar de A… no, eso no se llama así. Lo tuyo es histeriqueo básico y de mala calidad. Una calesita emocional, una montaña rusa de sentimientos, que se mezclan en los juegos que no sabes jugar.

Otra vez la ventana, las gotas que explotan contra el vidrio como proyectiles que apuntan directo a mis ojos y súbitamente el sol saluda naranja en rayos  que inundan el cuarto y no entiendo nada, pero inunda, llena, sacia  más que el agua.

En el jardín el cielo gris y naranja, el clima pesado, las gotas en la canaleta y quien sabe en qué parte del mundo alguien le gano el póker al corazón.

No sos vos, no soy yo. No soy la solución, tampoco el problema. Sos vos, un quilombo existencial. Quédate en tu montaña rusa. Me voy a bailar en el arco iris.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s