No me olvides

Sobre vos

Estaba llegando tarde, como siempre, a ningún lugar. Vos odiabas eso, volviste a mi cabeza, eras viento en mi cara.

Una vez te conté sobre una flor que no sé porque se pega a las cosas y que se llama “no me olvides”, un día agarraste un ramito y me dijiste el nombre de la flor… hoy me di cuenta que nunca te voy a olvidar.

No te amo, pero te amé; de alguna extraña manera, vos sabes.

Me acorde, de repente, de cuando te cantaba canciones al oído, que nunca conocías, pero que escuchabas porque te gustaba que te las susurrara de cerca, escuchabas la letra, y te acercabas despacito, y eso era amor. No te gustaba la música, no te gustaban las bandas, no te gustaban las canciones salvo si yo te las cantaba y fingías conocerlas, te reías si te confundías. Me dabas ternura, me enojaba que compartiéramos tan poco y tanto a la vez.

Me acorde que me llamabas cuando no te podías dormir, yo te escuchaba, hablábamos de nada, era mágico. No te molestaba que me dormía, porque sabias que me dabas paz y yo te congiaba y al final vos también soñabas.

Me acorde de nuestras primeras salidas, de nuestras primeras mentiras, nuestros primeros todos…

Porque todo se empieza, todo se termina.

Me acorde de que dibujábamos corazones en paredes, nos dábamos besos debajo de árboles, caminábamos miles de cuadras, nunca íbamos a ningún lado… vos mucho no me entendías, y yo te confundía

Pero funcionaba.•


Vos estabas un poco desarmado y cada qué podía yo juntaba tus pedazos, cosía tus retazos, pegaba con cinta adhesiva tus partes hasta juntarlas, siempre te rearmaba… vos te me rompías de nada, yo te cuidaba.

Cuando yo me rompí, vos te asustaste, yo te iba alejando, me daba miedo lastimarte; nunca me di cuenta que ya te había lastimado, te había herido, yo te rompí mil veces, por eso siempre sabia reconstruirte. Yo te amaba loco, descosido, roto, yo te armaba amándote rompiéndote; porque soy un quilombo y a vos, quien sabe porque, te gustaba así.

En la cocina, en jean y corpiño. En la cama, con tus sabanas de un equipo de fútbol que jamás me gusto. En vestido, tirada en el pasto. Vos siempre quejándote, porque no era sano, era enfermo: Ser libre te daba miedo.

Me asustaste a mí, me hiciste creer que la libertad no era buena, que no podía andar si no me agarrabas la mano y… me soltaste.

No te olvides que ese fue el primer intento de amor, a los tropezones, a las corridas, a las escondidas.

No te olvides libres, de la mano, sueltos y asustados … crecimos, compartimos, discutimos, queridos, sonrientes, odiados, mal vivientes, apasionados, acostados, sentados, fóbicos, panicosos, maniáticos, celosos, impulsivos, racionales, reímos, lloramos, nos amamos.

No te olvides algún día vas a ser la primer historia de amor que escriba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s