un dia gris, un abrazo para siempre

Todas las personas, seres humanos, seres vivos… tenemos épocas, etapas, momentos, días tristes, grises, fríos, invernales. Todos, nadie está exento.

La realidad es que yo no solo tengo esas etapas, tengo en particular un día gris. Un día que llueve, que me cuesta abrir los ojos, respirar, despertarme, levantarme, vestirme, leer, me cuesta todo, el doble, el triple. Ese día yo no soy yo.

Ese día, es el 24 de septiembre de todos los años de mi vida desde que tengo memoria.

Los 24 de septiembre mi vida se detiene, el mundo para, y se pone en reversa, tengo seis meses, mi vieja tiene veintitantos años. El mundo se inmoviliza, los ojos de mamá miran el horizonte, esta descalza en el portón de la entrada, esperando algo que nunca más vuelve. Nuestro mundo se inmoviliza.

Nadie se despierta pensando que ese puede ser el último día de su vida. O que ese día le va a cambiar toda la existencia. Nadie.

Un día, un 24 de septiembre, el dejo de existir, así. EL tren se paró, los autos se pararon, la música no sonó, los pájaros no cantaron, en el mundo reino el más profundo silencio, el sol créeme que ese día brillaba, pero nunca más lo volvimos a volver a ver un 24 de septiembre. Nos olvidamos de que se despertó la primavera, nos olvidamos del aroma a flores, nos olvidamos de reír hasta llorar… Nada iba a ser como antes, nadie nos avisó.

La vida, la muerte.
La primavera eterna, el invierno más frio.

Uno busca explicaciones a lo que considera injusto de esta vida, yo busque miles de explicaciones que nunca llegaban, que nunca entendía, que solo dolían….

Un día llego la explicación convincente:

“EL mundo era muy chico para alguien tan grande como tu papa, lo necesitan donde pueda ser más útil, esta con vos siempre, algún día lo vas a encontrar sonriendo… algún día vas a entender”

Mi existencia está llena de él, soy una parte de él y mi hermano también. Mi mamá, en ella vive eternamente, en su corazón, en sus ojos, en sus manos, en su sonrisa.

Aprendí con el tiempo que me dejo lo más eterno que pudo. Herede amor.

Ojala alguna vez puedan decir que tienen un día triste, gris, nostálgico, melancólico donde solo pueden recordar y llorar por que los aman mucho y para siempre. Y entiendan así, que el amor de un padre trasciende la muerte.

Me abraza en sueños, porque  a su amor no le importa el tiempo, el espacio ni nada. Y un día nos vamos a encontrar y el abrazo también va a ser eterno.

Anuncios

Un comentario en “un dia gris, un abrazo para siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s