La inercia de mi olvido

Veo el granizo en sus ojos y al día siguiente, como siempre, ya no me acuerdo de nada de lo que paso; y creo que el olvido tiene algo de positivo, pero a él no le gusta que sea así porque puede que me olvide que el existe también.

Se subió a mi bondi mientras escribía sobre él. Se sentó atrás mío, leyó los dos renglones que escribí desprolijos… por suerte no me entendió la letra (yo tampoco la entendía)

Yo escuchaba a Sabina en la radio y el tenía un suéter de colores, me pareció lindo. Yo quería que me hablara y no sé bien porque sentía que me tenía que hablar si ni nos conocemos. Yo no creo que la ley de atracción funcione, pero igual hice un intento, mientras pensaba esto, mi lapicera golpeo contra la ventanilla por novena vez. La señora que estaba al lado mío me miro raro, unos sesenta años más o menos, intentó mirar lo que escribo pero no entiende mi letra, achina los ojos; y ahora me habla, capaz se dio cuenta que escribo sobre ella. Una señora se sentó delante de mí, le habla a la de su derecha y le dice “las cosas buenas no llegan solas en la vida”…

Cuando me baje me voy a olvidar de la señora de adelante, de la de al lado que se mueve mucho, y del pibe lindo de atrás.


Olvidar es un don?  Porque hay cosas que no me olvido? La mitad de mi infancia son recuerdos algo borrosos, como en blanco y negro, una película desgastada, es mío, pero lo puedo mirar desde afuera, como si no fuera yo, como si realmente se tratara de una película y es algo que yo no viví, como si lo hubiera vivido otra persona por mi… capaz en estos años me fui convirtiendo en otra persona.


él apoyo su cabeza contra la ventanilla detrás mío, hizo “tuc” como mi lapicera contra la ventanilla cada que llego al margen, al límite de la hoja.

Me acuerdo de pocas cosas, serán esas las importantes?
Me acuerdo de pocas caras, serán esas las personas que valen la pena?

Cada que miro por la ventanilla, me mira. Es increíble eso de poder mirar de reojo con disimulo, y eso que no se disimular nada.

La señora de mi derecha y la de atrás se bajan en el mismo lugar y sin conocerse se hablaron, porque él no me hablo a mí?

Se sube una mina al bondi, ficha al pibe. Otra que no sabe disimular.

Red Hot Chili Peppers en mis oídos y el flaco se dio cuenta que lo miro de reojo. Ojala se baje conmigo, ojala no estuviera enferma, ojala me hable. Tengo fiebre.

El colectivero tiene cara de infeliz, yo igual le dije buen día. Toca bocina y avanza. Trafico. Cada que frena mi letra se transforma y la lapicera baila.

Él le ofrece el asiento a un señor.

Voy a llegar tarde y no sé bien a donde tengo que ir.

Sebajó-

Anuncios

3 comentarios en “La inercia de mi olvido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s