cuidá tus pies, disfrutá el camino

Me encanta caminar, me encanta el viento en mi cara, las hojas de los arboles, la gente que pasa… me gusta el camino. Pero a veces siento que mi camino no es necesariamente el que otros esperan que sea, mi carácter no es lo esperable, mi carrera no es la adecuada para mi, o incluso las relaciones que establezco no son las que otros desean para mi… estaba caminando mientras pensaba si realmente estoy yendo por el camino correcto? El camino correcto es el que los demás esperan, el que pondría orgullosos a mis padres?

Cuál es mi camino? La realidad es que solo conozco los caminos que ya atravesé y aun no tengo en claro cuál es la meta, y por lo que tengo entendido nadie tiene en claro cual es el objetivo final, adonde realmente queremos llegar. Solo caminamos, en distintas direcciones.

Seguí caminando, pensando si existe un camino correcto, una especie de fórmula, un mapa para cada uno donde diga bien en claro el punto de partida, se indique con franjas rojas el trayecto a recorrer y una x que marque la llegada, sería ideal incluso si se aclara la finalidad de dicha procesión. PERO NO, esta es la conclusión a la que llegue, no existe mapa, pero no solo no existe la guía, sino que tampoco hay fórmulas o brújulas, no existe el camino correcto…

Lo que si entendí es que lo que se podría considerar el camino equivocado es incluso el que nos lleve más lejos, el que nos hace crecer, cambiar, el que nadie desea para nosotros, el difícil. No sabemos bien a donde vamos, caminamos a tientas, temiendo lo que viene, lo que nos espera adelante, perdernos es una de nuestras mayores preocupaciones… pero quien nos dijo que si nos perdíamos no íbamos a encontrar algo más? Quizás el secreto este en seguir caminando, cuestionándonos, siendo cuestionados, pero confiando en que sea cual sea el camino, el  considerado equivocado o correcto nos lleve siempre a donde en algún momento nos propusimos llegar,  guiados por la brújula del corazón, el mapa del instinto y sin olvidarnos de lo vivido anteriormente. Aligerando la carga cuando sea necesario, apurando el paso, prestando atención a nuestro alrededor… pretendiendo siempre llegar más lejos, más alto, y con menos miedos. Llenarse de anécdotas, de imágenes, de sonidos, de vida.

El consejo seria cuiden sus pies, caminen lejos, sin miedo a equivocarse y con una mochila llena de ilusiones, esperanza, valentía, miedo, y perseverancia.

ImagenImagenImagenImagen

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s